Un comentario al libro

« ROMA dulce hogar »

de los autores Scott y Kimberly Hahn

por Daniel Sapia

 

 descargar este artículo en formato PDF    >>>

« La Iglesia Católica no es una denominación más:

o es verdadera, o es diabólica... »

(Scott Hahn, "Roma Dulce Hogar", capítulo 8 p 159)

 

a. Antecedentes

Ya en varias oportunidades había tenido noticias del libro del matrimonio Hahn en comentarios vertidos en foros de debate por parte de católicos que lo mencionaban cuando el tema era las conversiones de católicos hacia el cristianismo evangélico. Cuando es citado el libro "Lejos de Roma, Cerca de Dios" (que contiene el testimonio de conversión de 55 sacerdotes católicos al cristianismo bíblico) la segura respuesta católica es la mención del libro de Scott y Kimberly Hahn "Roma Dulce Hogar, nuestro camino al catolicismo".

Hace aproximadamente un mes, un hermano mexicano, habiendo leído el libro, me escribió diciéndome que deseaba que yo también conociera su contenido (-"...este libro se está manejando como guía para demostrar el error de la reforma protestante, me gustaría lo pudieras leer..") y en un generoso gesto me envió un ejemplar por correo. En 3 días tuve el libro en mis manos y en 5 días más concluí su lectura. Al finalizarlo me costaba creer que lo que había leído era el famoso libro tan asiduamente mencionado en los foros.

 

b. Esquema eficaz

La arquitectura básica de la exposición puede resumirse como: el testimonio de un "experto en teología evangélica" (tal como se reconoce el propio Scott Hahn [1]), Pastor y Teólogo Presbiteriano (pág. 59) y "ardiente anti-católico" [2]), que luego de investigar y ser honesto y consecuente con sus descubrimientos y convencimientos, decidió abrazar la fe de la Iglesia católica romana... Después de 4 años de que este hombre, "inteligente y hábil para convencer a cualquiera" [3], diera el paso hacia Roma, lo siguió su esposa, la cual luego de una evidente resistencia [4] finalmente aceptó como suyas las conclusiones y convicciones de su reconocido "líder espiritual del hogar" [5].

En líneas generales y basado en las premisas que acabo de enunciar el efecto resultante será sin dudas el de un testimonio impactante, de esos que no pasan desapercibidos. ¿Cómo podría alguien terminar abrazando la fe de Roma siendo no sólo "Pastor Protestante" y reconocido y auto-denominado profesante anti-católico sino además conociendo (supuestamente) todos los "argumentos en contrario"?

Más allá de este "esquema eficaz", justo y necesario es decir que, conforme a mi humilde parecer, lo expuesto en el libro difícilmente sirva para convencer a un verdadero Cristiano Evangélico arraigado y cimentado en su Fe cristiana de que en la Iglesia Católica Romana (y sólo en ella) subsiste la verdadera Iglesia de Cristo. O dicho en palabras de Gary DeMar:

"No hay duda en mi mente de que "Roma Dulce Hogar" es una pieza de propaganda inteligentemente preparada publicada principalmente para Católicos. Muy pocos Protestantes serían alguna vez convencidos por los argumentos presentados por los Hahns. El libro está diseñado para mantener a los Católicos a raya, quienes en su mayoría no conocen sus Biblias. El razonamiento va a algo similar a esto: Considere a los Hahns. Scott y Kimberly eran antagonistas fuertes del Catolicismo mientras estudiaban en uno de los Seminarios Protestantes líder de los Estados. Scott tenía una carrera prometedora como pastor y como profesor de seminario. Pero mientras los Hahns estudiaban la Biblia más de cerca encontraron que no podían contestar las objeciones más básicas a las doctrinas Católico Romanas. Con el tiempo comenzaron a ver lo que ya Uds. saben: Que la Iglesia Católica Romana es la verdadera iglesia. Después de leer "Roma Dulce Hogar" me quedé desconcertado. No podía creer la manera tan pobre en que los Hahns argumentaban con respecto al dogma Católico..."

("Negando el principio de "Sola Escritura" - Gary DeMar - http://www.contra-mundum.org/castellano/demar/Sola.pdf)

 

c. Aclaración y enfoque

Quiero expresamente aclarar que en ningún momento la intención de desarrollar este comentario ha sido el de menospreciar las personales creencias del matrimonio Hahn, ni en lo general ni en lo particular (Mucho menos el de pretender "refutar" el libro, como algún espíritu contrario obsesionado con mi persona anda diciendo por allí). Lejos de mi la más mínima intención de burla o descrédito hacia sus afirmaciones y resoluciones. Tanto Scott como Kimberly han consentido hacer pública su experiencia  (comercializando libros y cintas de audio). Lo que aquí comente es fruto de la lectura de su propia publicación. Y en base a ello, y dando el debido trato respetuoso, me considero en libertad de comentar aquellas cosas que a mi humilde entender debilitan fuertemente (si no totalmente) la eficacia del esquema expuesto ("ex-teólogo protestante convertido al Catolicismo Romano"). Concretamente, las respuestas dadas por alguien que considerándose "experto en teología evangélica", fue (literalmente) "sorprendido" por planteos recibidos respecto a cuestiones elementales de la Fe Cristiana ("Sola Fe-Sola Escritura"), cuestiones que por lógica deberían haber tenido una seria meditación y discernimiento PREVIO por parte del "Pastor presbiteriano con 10 años de ministerio" [6], máxime teniendo en cuenta -como ya mencionamos- el pasado de "ferviente anti-católico", conforme reconoce el mismo autor [2].

A continuación intentaré desarrollar algunos puntos que considero merecen ser tenidos en cuenta, los cuales pueden ser de alguna utilidad para discernir la calidad del "pasado Protestante" del Dr. Scott Hahn, lo que sin dudas viene a ser pilar fundamental del efectismo de su testimonio de conversión.

¿Estoy diciendo que Scott Hahn no era realmente un Cristiano Evangélico convertido? ¿Estoy diciendo que sólo desarrolló una carrera teológica alentado tal vez por una mera tradición familiar pero que nunca recibió luz de aquella letra que muy exitosamente estudió? ¿Estoy diciendo que en realidad nunca abrazó la fe que luego aparentemente abandonó? No afirmo nada de eso. Cualquiera que lo desee podrá sacar sus propias conclusiones. Yo me limitaré a exponer las cosas que he considerado dignas de notar en la lectura que he realizado del libro "Roma Dulce Hogar. Nuestro camino al catolicismo" de Scott y Kimberly Hahn.

 


1. En el Prólogo

"ROMA dulce hogar" - Scott y Kimberly Hahn

Peter Kreeft, Prólogo, pág. 9

“Todas las historias de conversión son diferentes, como los copos de nieve, o las huellas dactilares. Todas son dramáticas. El único relato más dramático que el de la conversión a la Iglesia de Cristo es el de la conversión inicial a Cristo mismo. Pero ambos dramas –llegar a ser cristiano y llegar a ser católico- son dos pasos de un mismo proceso y en la misma dirección, como nacer y crecer. Este libro es una excelente muestra de esa verdad..”

Desde el inicio mismo, desde la misma presentación del libro (a cargo de Peter Kreeft), se mencionan factores totalmente curiosos y sorprendentes, ajenos por completo a la revelación bíblica. Y de una forma directa e inequívoca el autor de dichas palabras cierra el párrafo indicando que el libro (del matrimonio Hahn) es una excelente muestra de ello...

Considerémoslos:

) El único relato más dramático que el de la conversión a la Iglesia de Cristo es el de la conversión inicial a Cristo mismo”

Con estas palabras el autor diferencia entre “conversión inicial a Cristo” (ser hecho Cristiano por la Fe en el Mesías) y la “conversión a la Iglesia de Cristo” (o sea, hacerse católico romano). La primera gran suposición de este punto es el sugerir que la Iglesia de Cristo es (sin más) la Iglesia Católica Romana. Una afirmación que en realidad no pasa de ser una expresión de deseo, más que una realidad demostrable. El segundo error es el de suponer que el ser hecho Cristiano y miembro del Cuerpo (Iglesia) de Cristo son pasos separados. En realidad, una persona pasa a formar parte de la Iglesia de Cristo al momento de ser hecho hijo de Dios por medio de la Fe (Juan 1:11-13). Siendo Cristo mismo el fundamento de la Iglesia (1 Corintios 3:11), pasamos a ser miembros del Cuerpo cuando por gracia de Dios por medio de la Fe le aceptamos como suficiente Redentor de nuestros pecados y lo hacemos Señor de nuestra vida y nuestro corazón. No formamos parte de “la Iglesia de Cristo” por el hecho de congregarnos en tal o cual denominación cristiana. Somos Iglesia (Cuerpo) de Cristo al haber sido hechos hijos de Dios, NO AL REVÉS.

) Conversión inicial (a Cristo) y conversión a la Iglesia (de Cristo).

Según el Diccionario de la Real Academia Española “CONVERTIR” significa “Mudar o volver una cosa en otra”. Pregunto: habiéndome convertido en hijo de Dios por la Fe en Cristo (Juan 1:11-13), renacido espiritualmente y justificado ante el Padre gracias al sacrificio único y perpetuo del Cordero (Romanos 5:1), ¿a qué cosa ahora tengo que cambiar? Si yo he cambiado (convertido) mi identidad espiritual de “viejo hombre” a “nueva criatura en Cristo” (2 Cor 5:17). Más aún: si la Escritura enseña por la pluma del apóstol Pablo que “estamos completos EN CRISTO” ¿a qué cosa tengo que cambiar? ¿A qué cosa adicional tengo que convertirme? ¿Predicarían los apóstoles la necesidad de 2 conversiones?. En absoluto.

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la deidad y vosotros estáis completos en él..” (Col 2:8-10)

Cuán actuales (y necesarias, a las pruebas me remito) resultan estas palabras escritas hace más de dos mil años. Porque luego de tanto tiempo aún existen personas que pretenden validar falsos evangelios gracias a huecas sutilezas y juegos de palabras.

) “–llegar a ser cristiano y llegar a ser católico- son dos pasos de un mismo proceso y en la misma dirección, como nacer y crecer. Este libro es una excelente muestra de esa verdad..”

¿Verdad? ¿cuál verdad? ¿verdad conforme a qué filosofía?   ¡¡¡Que nadie os engañe, pues si estáis en Cristo, ya estáis completos en Él, sin necesidad de otras conversiones o evoluciones!!!

Esto es sin dudas lo que respondería el apóstol Pablo a Peter Kreef, a Scott Hahn y a toda persona que suponga tal cosa. Más aún, el mismo Jesús oportunamente dio orden a sus discípulos de que no prohíban a nadie el ministrar en el nombre de Jesús, a pesar de que no les siguiera a ellos (la supuesta "Jerarquía de la Iglesia", según el esquema católico romano). Este texto demuestra la falsedad de alguna idea de "casta eclesial jerárquica" (menos perpetua!!), tal como enseña la Iglesia católica romana.

"Juan le respondió diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía. Pero Jesús dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí." (Marcos 9:38-39)

Jesús NO DIJO: "Prohíbanselo, y ordénenle que se convierta y les siga y obedezca a Uds. que son la única Iglesia verdadera...". Sin dudas, este es un ejemplo demoledor para las exclusivas pretensiones institucionales jerárquicas de Roma.

La Biblia no insinúa ni siquiera de manera remota que luego de convertirse a Cristo sea necesaria alguna otra conversión en orden a la Salvación del alma.

En cambio, si esta idea de los “dos pasos de un mismo proceso” es lo que el libro del matrimonio Hahn muestra de manera “excelente” (según afirma el prologuista), pues... en amor cristiano recomiendo a todo lector del libro... “mirad que nadie os engañe, aunque tenga los títulos que diga tener”. Porque vosotros estáis completos en Cristo –SI REALMENTE LO ESTÁIS- sin necesidad de posteriores conversiones de ninguna índole. Es Palabra de Dios.

Desde el prólogo mismo quedaría en evidencia que el libro "Roma Dulce Hogar" es una excelente muestra de cuestiones bíblicamente erróneas.

2. Filiación divina

¿Afirma acaso la Escritura que TODOS los seres humanos somos "hijos de Dios"? De ninguna manera. La Biblia es clara al respecto. En el Evangelio según San Juan se enseña que no todos, sino ALGUNOS, recibieron la potestad de ser hechos hijos de Dios. Si algunos recibieron la potestad, significa que otros no la recibieron. ¿El requisito? La FE en Jesucristo. Escrito está: "Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz. Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios." (Juan 1:6-13) Y como afirma el versículo 17 "..la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo". Amén.

Sin embargo, el Dr. Hahn afirma en su libro (resaltados agregados):

"ROMA dulce hogar" - Scott y Kimberly Hahn

Scott Hahn, pág. 46

«La Nueva Alianza que Cristo estableció con nosotros, por tanto, fue mucho más que un simple contrato o acto legal por el cual Él tomó nuestros pecados y nos dio su inocencia, como explicaron Lutero y Calvino. Si bien esa explicación es cierta, no refleja la plena verdad del Evangelio. La Nueva Alianza estableció una familia que abarca toda la Humanidad, con la que Cristo compartió su propia filiación divina, haciéndonos hijos de Dios. Como acto de alianza, ser justificado significa compartir la gracia de Cristo como hijo e hijas de Dios; ser santificado significa compartir la vida y el poder del Espíritu Santo. Bajo esta luz, la gracia de Dios se convertía en algo mucho más grande que un simple favor divino; era el don de la vida de Dios en la condición de filiación divina. Lutero y Calvino explicaron esto en términos exclusivamente jurídicos, pero yo había empezado a ver que, mucho más que simples criminales, nosotros éramos hijos fugitivos. Y que mucho más que en una corte judicial, Dios había concertado la Nueva Alianza en la casa familiar.»

La creencia de Scott Hahn es errónea conforme lo que enseña la Escritura. Nuevamente el apóstol Pablo nos muestra que, lejos de ser hijos "fugitivos" (como sugiere el Dr. Hahn), estábamos legalmente "muertos en nuestros delitos y pecados" (Efesios 2:1-3), y habíamos sido DESTITUIDOS de la gloria de Dios, lo que significa que se nos habían quitado los atributos de cualquier parentesco hereditario con el Creador. Fuimos DESHEREDADOS (cosa MUY diferente a decir que éramos "hijos fugitivos"). Escrito está: "Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús." (Romanos 3:21-26).

Más aún. En su primera epístola universal, hablándoles Juan a sus "hijitos" (vv.1;18;28) y "hermanos" (vv.7), les dice que "AHORA somos hijos de Dios..." (1 Juan 3:1). Y si "ahora", entonces antes no lo eran, pues de lo contrario no habría razón para el "ahora". Si (como piensa el Dr. Hahn) "antes" sólo eran "fugitivos", el apóstol no hubiera dicho que "AHORA somos hijos", pues (supuestamente) ya lo eran (aunque fugitivos...) De modo tal que la teoría del Dr. Hahn, aunque respetable, no posee el menor respaldo bíblico.

Y más, de la letra del apóstol Pablo: "todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos.." (Romanos 8:14-17) ¿Toda la humanidad es guiada por el Espíritu de Dios? Por supuesto que no. ¿Aclara el texto que se refiere sólo a los "no-fugitivos"? Tampoco.

Y si aún no quedara claro, un texto contundente: "Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo, pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa. Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre. Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.." (Gálatas 3:23-4:7). Ningún "hijo fugitivo"... la expresión de Pablo es clara: "ya no eres esclavo, SINO hijo..."

"Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios. Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió. ¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi palabra. Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer..." (Juan 8:41-44)

Con lo cual, Cristo no compartió su filiación divina "con toda la Humanidad, haciéndola hija de Dios producto de su Nueva Alianza.." ni tampoco éramos "hijos fugitivos", como sugiere el Dr. Hahn. La Escritura enseña que bajo la Ley éramos esclavos del pecado, pero la Fe en Jesús nos justifica, nos hace hijos de Dios y herederos por medio de Cristo. Lo que manifiesta el Dr. Scott Hahn, tema medular en el plan de Salvación (como es la condición para ser hecho hijo de Dios), pues, no es bíblico.

Si el Dr. Hahn no cree conforme la Biblia claramente enseña en este punto fundamental ¿qué valor e importancia podría tener su personal y privada decisión de abrazar la fe católica romana? ¡Gracias a Dios que una persona que manifiesta esas creencias ha dejado de decir que es "Pastor protestante"!

3.a Sola Fe (Sola Fide) - según Scott

El primer gran misil que dispara el libro de los Hahn hacia las bases de Fe del Cristianismo Evangélico, está dirigido contra el principio de "Sola Fe" (Sola Fide). El Catolicismo sabe que ese es un pilar de la Reforma Protestante, contrario al cúmulo de condiciones que la Iglesia católica coloca ante el fiel para que sean debidamente cumplimentadas en orden y aplicación a tener una "santa muerte en Gracia Santificante". Sin dudas "Sola Fe" es un problema a quitar del medio. Y no por casualidad es el primer principio protestante atacado por Scott Hahn, quien en su libro afirma:

"ROMA dulce hogar" - Scott y Kimberly Hahn

Scott Hahn, pág. 46 y 47

"..descubrí que en ningún lugar enseñó San Pablo que nos salvamos sólo por la fe. El «por la sola fe» (sola fide) no estaba en la Escritura..." (pág.46) "Para muchos, este hecho no parecería capaz de provocar una gran crisis, pero para alguien empapado de protestantismo y convencido de que el cristianismo dependía de la doctrina de sólo por la fe (sola fide), esto significaba que el mundo se venía abajo... En efecto, toda la Reforma protestante nacía de esa diferencia. Lutero y Calvino habían afirmado frecuentemente que éste era el artículo sobre el cual la Iglesia de Roma se levantaba o se caía; para ellos, ése era el motivo por el cual la Iglesia católica había caído y el protestantismo se levantó sobre sus cenizas. Sola fide fue el principio esencial de la Reforma, y yo estaba llegando ahora al convencimiento de que San Pablo nunca lo enseñó." (pág.47)

Acto seguido el Dr. Hahn ofrece argumentación al respecto, y como sostén de su más que importante cuestionamiento (muy sucintamente) dice:

"ROMA dulce hogar" - Scott y Kimberly Hahn

Scott Hahn, pág. 47 y 48

"En la carta de Santiago 2,24 la Biblia enseña que «el hombre se justifica por las obras, y no sólo por la fe». Además, San Pablo dice en I Corintios 13,2: «Aunque tenga una fe capaz de mover montañas, si no tengo caridad, no soy nada» Para mí supuso una transformación traumática tener que reconocer que en este punto Lutero estaba fundamentalmente equivocado. Durante siete años, Lutero había sido mi principal fuente de inspiración y de proclamación poderosa de la Palabra de Dios. Y esta doctrina se había considerado el fundamento de toda la reforma protestante." (pág.47-48)

Para quien no haya leído el libro, le aseguro que esta es toda la argumentación que el Teólogo consideró incluir en orden a su negación del principio de Sola Fide, pasando inmediatamente a otro tema.

Antes de responder a esos puntuales versículos, no quiero dejar de comentar la sorpresa que me causó el hecho de que el Dr. Hahn haya considerado "la verdad" de Santiago 2 y 1 Corintios 13... después de 7 años de ministerio protestante! ¿Acaso no había leído esos versículos antes? ¿No los había -incluso- evaluado y ESTUDIADO en su doctorado en Teología, nada menos que desde el perfil de una Confesión de Fe que lo tiene como uno de sus pilares fundamentales, como el mismo Hahn reconoce...? ¿Puede, acaso, un "teólogo evangélico y ardiente anti-católico" haber ignorado por años los versículos citados? En sus "combates anti-católicos" ¿nunca los hubo expuesto, explicado, justificado, debatido, defendido..? Entiendo que el libro no pretende ser un manual de apologética católica. No obstante el "desenlace de la verdad" tal como lo presenta el autor, queda expuesto de manera tan sintética que cuesta entender las causas que lo llevaron a convencerse de que la Salvación eterna termina siendo merecida por obras... Además es de notar que en este controversial punto el Dr. Hahn ni siquiera menciona-comenta-explica el (contundente) texto de Efesios 2:8-10 (un poco más adelante lo hará su esposa Kimberly, aunque con una curiosa interpretación que veremos y comentaremos oportunamente).

Santiago 2,24:

La carta o Epístola Universal de Santiago aparece dirigida "a las doce tribus de Israel esparcidas por todo el mundo." Con esta expresión, tomada del judaísmo de la época, se designa la totalidad de las iglesias cristianas. Tal característica dio origen a que esta carta, junto con las dos de Pedro, las tres de Juan y la de Judas, fueran llamadas cartas "católicas", generales o universales.

Posiblemente el autor tiene en cuenta a algunos que, entendiendo mal la enseñanza de Pablo, pensaban que para ser cristiano bastaba una fe teórica, el aceptar solo con la mente las verdades recibidas. Santiago insiste en que la fe debe mostrarse con los hechos, en todos los aspectos de la vida del cristiano. Veamos a continuación que significa esto.

"14Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? 15Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, 16y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? 17Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.18Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. 19Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. 20¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta? 21¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? 22¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras? 23Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios. 24Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe. 25Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? 26Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta." (Santiago:2:14-26)

vv.14 Si la Escritura enseña que los hijos de Dios han sido creados PARA buenas obras, las cuales su Padre las preparó DE ANTEMANO, entonces es imposible que a alguien aproveche no contar con ese "buen obrar" patrimonio de TODO hijo de Dios a causa de su nuevo nacimiento, por gracia por medio de la Fe, como enseña Efesios 2:9-10

vv.17 Una "fe" que carece de obras, no es la Fe salvífica que nace del corazón de Dios. Pablo no deja dudas acerca de que las obras del Cristiano fueron preparadas de antemano por Dios, para que anduvieran en ellas. Si no se anda "en ellas", entonces la fe no es genuina. Es una fe muerta, infructuosa.

vv.18 Contundente declaración: "te mostraré mi fe por mis obras". Parafreseando a Santiago: "te mostraré la calidad de mi Fe, producto de andar en las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduvieran Sus hijos..." En las propias palabras de Santiago, las buenas obras son consecuencia del resultado del ya obrado nuevo nacimiento espiritual, por gracia, por medio de la Fe (Efesios 2:8)

vv.19 ¿Es la "fe" (creencia) de los demonios una fe "para vida eterna" (Juan 1:11-13)? Por supuesto que no, pues a pesar de que creen en Dios (no son ateos), y creen que es "uno", no es fe "salvífica", portadora del buen obrar preparado de antemano por Dios. Su creencia en Dios es una fe "muerta". Lo mismo sucede con quienes poseen "fe" en San la Muerte, Gauchito Gil, La Pachamama, Difunta Correa, la Reina del Cielo, etc.

vv.20-21,23 La Fe genuina de Abraham se manifestó a través de (actuó juntamente con) sus obras.

vv.22 La palabra griega utilizada por Jacobo (San-Tiago) es “TELEIOO” (Perfeccionar o hacer perfecto). El sentido de dicha expresión es el de definir que gracias al buen obrar se confirma, se certifica, que la fe profesada es fe genuina, salvífica, resultante del nuevo nacimiento espiritual en Cristo. Por eso, las buenas obras son testimonio de una fe “perfecta”, conforme las características que claramente el apóstol Pablo define en su epístola a los Efesios, cuando les enseña (Ef. 2:8-10). Una fe “sin obras” no puede ser considerada una fe perfecta, porque estaba profetizado que la fe salvífica de los renacidos en Cristo sería obradora de bien, conforme Dios las preparó de antemano (Ef 2:10). “Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos..” (Mateo 7:17) el buen fruto viene a confirmar que el árbol es bueno. Parafraseando:  “Y ya ves, que la calidad del buen árbol fue perfecta por su buen fruto”. Un ejemplo paralelo, para comprender el sentido de la palabra griega “TELEIOO”. Este término se usa en 1 Juan 4:18: “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado [TELEIOO] en el amor…” (RV60). Este texto enseña que el “perfecto amor” es aquél que no teme, pues es el que proviene de Dios. Esto no significa que podemos perfeccionar o “completar” el amor haciendo alguna especie de esfuerzo personal para “no temer”. El amor, o bien es perfecto (de Dios) o no lo es. Parafraseando esta idea con la expresada por el hermano del Señor (Sg. 2:22), decimos que: “.. el amor es perfecto en su carencia de temor”. Haciéndolo al revés (llevando la expresión de Jacobo a la de Juan) decimos que “.. la perfecta fe se expresa juntamente con las buenas obras”.

vv.24 Reafirma que la mera fe no justifica de por si, sino sólo una fe genuina, obradora de bien.

vv.26 La fe sin obras no es Fe salvífica. Esta Fe, genuina, produce que el hijo de Dios "abunde para toda buena obra" (2 Cor 9:8)

Por fe somos hechos hijos de Dios (Juan 1:11-13), nueva criatura, redimidos por la sangre de Cristo, salvos. Pero esa fe debe ser -permítaseme el término- "fe salvífica", NO cualquier fe, NO sencillamente un "..si, creo..". Si esa fe es "sincera" a los ojos del Señor, produce un "sacudón" en nuestro espíritu. Esta "FE SALVÍFICA" es la fe verdadera. Esa fe verdadera es una fe renovadora, que cambia nuestro corazón de piedra en un corazón de carne, que late al ritmo del amor del Señor, derramado en nosotros. Por tal motivo, las "buenas obras" para el cristiano no son un medio para merecer la salvación sino una consecuencia del nuevo nacimiento...

para reflexionar

¿Piensas acaso que Dios necesita "ver" nuestras buenas obras para conocer nuestra situación espiritual ante Él? ¿No crees que Dios puede "ver" algo mucho mejor que eso: nuestro corazón y nuestras profundísimas intenciones? Tal vez alguna persona puede ser engañada con las "buenas obras" mostradas por otra. Pero al Dios Altísimo no se lo puede engañar. Por lo tanto, las buenas obras no son necesarias para que Dios sepa fehacientemente si nos hemos convertido por fe, o no. Dios no necesita de nuestras buenas obras para enterarse que fuimos hechos Sus hijos. Y si para Él no es necesario, pues entonces no son un requisito, sino una consecuencia.

 

1 Corintios 13:2:

Cuando Pablo dijo que de nada sirve tener "toda la fe" si no se tiene amor, lo hizo para figurar a través del absurdo, la tremenda importancia del amor en la vida de todo hijo de Dios. Si el amor es la primer característica del FRUTO DEL ESPIRITU (Gálatas 5:22), mal podría carecer de amor aquél que POR MEDIO DE LA FE (Efesios 2:8-9) es sellado con el Espíritu Santo de la promesa (Efesios 1:13)

“Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve...” (1 Corintios 13:1-3)

El apóstol expresa la preeminencia del amor por sobre todos los dones, utilizando una fórmula (digamos) “ilógica” para resaltar de manera superlativa su importancia medular en el ministerio. Con su exposición el apóstol de ninguna manera convalida la posibilidad de que puedan ejercerse los dones descriptos AÚN careciendo de amor (ágape). Pablo expresa con particular énfasis que el amor es camino de EXCELENCIA dentro del ministerio cristiano. Esto lo manifiesta en el texto inmediatamente anterior al citado:

Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros? ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos? Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente.” (1 Corintios 12:27-31)

Pablo le está hablando al Cuerpo de Cristo, a los miembros que ya son parte de Su Iglesia. ¿Podría Dios aceptar como parte de Su Cuerpo a personas carentes totalmente de amor? Note que Pablo no dice “si tengo poco amor...”, sino que dice “si no tengo amor”. Son cosas muy distintas que marcan una diferencia ENORME.

De esta manera, como manifesté anteriormente, Pablo realza al amor (ágape), proveniente del fruto del Espíritu (Gálatas 5:22) como camino de excelencia, primordial, medular, dentro del ministerio cristiano. Y lo expresa de manera muy particular, diciendo que “si eso no está, todo lo demás de nada sirve..”. Es como decir “De nada aprovechan en un edificio las paredes, los pisos, los techos, las barandas, etc. si carece de la COLUMNA CENTRAL que sostiene todo". Por supuesto es una alegoría para destacar el papel central que posee la “columna maestra”, porque sin ella DIRECTAMENTE NO HABRÍA EDIFICIO!!.

Lo que Pablo quiere dejar súper claro es la preeminencia que el amor debe tener en la vida de todo hijo de Dios. Porque este AMOR pasa a ser la razón principal de la vida y las obras de este discípulo de Cristo y embajador de Su Palabra. Por amor predicará a las almas perdidas, por amor perdonará las ofensas, por amor soportará las persecuciones, por amor intercederá ante el Padre, por amor trabajará en la iglesia para la iglesia, por amor asistirá a enfermos y desamparados, por amor ... por amor ... Es por ello que Pablo lo quiere recalcar con un ejemplo que RAYA EL ABSURDO, como sería la posibilidad de "tener una fe salvífica (al punto de obrar milagros) pero totalmente carente de amor" (porque -insisto- dice "si no tengo amor", no dice "si tuviera POCO amor"). De la misma manera Santiago dice que si no tengo obras, mi fe no es "salvífica" (Santiago 2:14)

NADIE, verdaderamente renacido espiritualmente en Cristo, sellado con el Espíritu Santo de la promesa, puede estar carente de amor, porque el amor ocupa el PRIMER LUGAR dentro del fruto del Espíritu Santo, según enseña el apóstol Pablo.

"En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa , que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.." (Efesios 1:13-14) "Mas el fruto del Espíritu es amor , gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza.." (Gálatas 5:22)

Si la Fe es "salvifica", habiendo sido sellado por el Espíritu Santo y habiendo recibido Su fruto en forma de AMOR, GOZO, PAZ, PACIENCIA, BENIGNIDAD, BONDAD, FE, MANSEDUMBRE y TEMPLANZA... ¿podrá esta persona no tener amor o no ser obradora de bien? Imposible. Por consiguiente las "buenas obras" pasan a ser una prueba "reactiva" de la "calidad salvífica" de la fe manifestada. Pasan a ser el resultado "preparado por Dios de antemano" para que el renacido anduviera en ellas (Efesios 2:9-10). Y precisamente arribamos a la misma conclusión que en el punto anterior, cuando comentábamos Santiago 2:24.

3.b Sola Fe (Sola Fide) - según Kimberly

Tal como hiciera su esposo Scott, Kimberly Hahn también dedicó unos párrafos en el libro para intentar quitarle crédito a la doctrina protestante de "Sola Fe". A continuación, y como fuera anunciado anteriormente, veremos el curioso punto de vista de Kimberly respecto de la Salvación por la Fe. Citaré sus palabras antes de comentarlas.

"ROMA dulce hogar" - Scott y Kimberly Hahn

Kimberly Hahn, pág. 57 y 58 (negritas añadidas)

En la mayor parte de los casos, el estudio de la teología no constituyó tanto un reto a lo que creíamos, como un profundizar en la comprensión y apreciación de los fundamentos que ya sustentaban nuestra vida, con una notable excepción: si era cierto o no que uno se salva solamente por la fe. Poco a poco llegamos a convencernos de que Martín Lutero había dejado que sus convicciones teológicas personales contradijeran la propia Biblia, a la cual supuestamente había decidido obedecer en lugar de a la Iglesia católica. Él había declarado que la persona no se justifica por la fe obrando en el amor, sino sólo por la fe. Llegó incluso a añadir la palabra "solamente" después de la palabra "justificado" en su traducción alemana de Romanos 3,28, y llamó a la Carta de Santiago "epístola falsificada", porque Santiago dice explícitamente: "Veis que por las obras se justifica el hombre y no sólo por la fe".

De nuevo, y por mucho que nos extrañara, la Iglesia católica tenía razón en un punto fundamental de la doctrina: ser justificado significaba ser hecho hijo de Dios y ser llamado a vivir la vida como hijo de Dios mediante la fe que obra en el amor. Efesios 2,8 aclaraba que la fe -que debemos tener- es un Don de Dios, que no depende de nuestras obras, para que nadie se jacte, y que la fe nos hace capaces de realizar las buenas obras que Dios ha querido que hagamos. La fe es al mismo tiempo un Don de Dios y nuestra respuesta obediente a la misericordia de Dios. Ambos, protestantes y católicos, podían estar de acuerdo en que nos salvamos sólo por la gracia.

En este punto yo no estaba muy imbuida de la teología de la Reforma, así que la nueva perspectiva en el modo de entender la justificación no me pareció tan relevante. Era importante comprenderla, pero me pareció que todos podrían estar de acuerdo en que nos salvamos solamente por la gracia a través de la fe obrando en el amor. Y si hubiera tenido suficiente tiempo para explicar por qué creía esto, ninguno de mis amigos me hubiera tildado de católica. Sin embargo, para Scott, este cambio de dirección teológica fue realmente como un movimiento sísmico que más adelante tendría enormes consecuencias en nuestra vida.

 

a. "Él había declarado que la persona no se justifica por la fe obrando en el amor..."

En realidad Martín Lutero nunca declaró eso. Lo que si declaró Lutero fue que la persona no se justifica por obras, sino solamente (por gracia) por medio de la Fe. Como bien enseña Pablo en Efesios 2:8-10, la fe "salvífica" es una fe obradora de bien. Por ende Lutero jamás pudo declarar lo que Kimberly afirma que declaró.

b. "Llegó incluso a añadir la palabra "solamente" después de la palabra "justificado" en su traducción alemana de Romanos 3,28.."

Estamos hablando del siglo XVI, cuando la Jerarquía eclesial censuraba celosamente cualquier traducción de la Biblia en lenguaje vulgar. Ciertamente Lutero agregó en Ro 3:28 un término que los textos griegos no incluían, con la clara intención de reforzar (no cambiar) lo que en muchos otros textos la misma Biblia insinúa: la salvación por fe - no por obras ni por ninguna otra circunstancia. Interesante es notar que varios siglos después del criticado agregado de Lutero (s. XIX-año 1884) Monseñor Félix Torres Amat realizó una traducción de la Biblia versión Vulgata Latina de Jerónimo, en la cual agrega (en itálicas) innumerables palabras y hasta expresiones enteras, con la intención de reforzar (y también forzar!) las interpretaciones católicas de la Revelación bíblica. Y no veo que en este caso la Sra. Hahn ni nadie de la fe católica romana ponga el grito en el cielo por sus innumerables agregados. Sin ir más lejos, bien vale citar Efesios 2:8-10 de la traducción de Torres Amat, y notemos cuán manipulada resulta, incluso comparándola con la versión católica de la Biblia de Jerusalén.

"Pues habéis sido salvados por la gracia mediante la fe; y esto no viene de vosotros sino que es don de Dios; tampoco viene de las obras, para que nadie se gloríe. En efecto, hechura suya somos: creados en Cristo Jesús, en orden a las buenas obras que de antemano dispuso Dios que practicáramos" (Biblia de Jerusalén)

"Porque de pura gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no viene de vosotros: siendo que es un don de Dios. Tampoco en virtud de vuestras obras anteriores, puramente naturales, para que nadie pueda gloriarse. Por cuanto somos hechura suya en la gracia, como lo fuimos en la naturaleza, criados en Jesu-Christo para obras buenas, preparadas por Dios desde la eternidad para que nos ejercitemos en ellas y merezcamos la gloria." (La Sagrada Biblia, Monseñor Torres Amat. Agregados por el traductor, en itálica) (Nótese que esta traducción católica habla de MERECERSE la gloria (salvación), con lo cual ya deja de ser por GRACIA - regalo )

Para agregarle curiosidades al tema, mencionemos que también la Biblia católica de Jerusalén, una versión reciente (1984 en español, traducida de la versión francesa de 1956) y obviamente con sus correspondientes "imprimatur" y "nihil obstat", afirma que "...el hombre no se justifica por las obras de la ley sino sólo por la fe en Jesucristo." (Gálatas 2:16). Probablemente el matrimonio Hahn desconocía tanto la existencia de esta versión católica como la "Sagrada Biblia" de Félix Torres Amat, 2 de las versiones católicas de habla hispana más populares..

".. l'homme n'est pas justifié par la practique de la loi, mas seulement par la foi en Jésus-Christ,..." (Epitre aux Galates 2:16, La Sainte Bible, 1956, pp. 1538)

"..conscientes de que el hombre no se justifica por las obras de la ley sino sólo por la fe en Jesucristo.." (Gálatas 2:16, Biblia de Jerusalén, 1984, pp. 1764)

c. "De nuevo, y por mucho que nos extrañara, la Iglesia católica tenía razón en un punto fundamental de la doctrina: ser justificado significaba ser hecho hijo de Dios.."

Sinceramente no veo razones para la extrañeza de Kimberly Hahn. La teología evangélica (que supuestamente estudiaba la dicente) también cree lo mismo. Explicado de manera más precisa: Por gracia por medio de la Fe somos hechos hijos de Dios (Juan 1:11-13, Gálatas 3:26). Esa Fe es la que aplica en nuestras vidas los méritos de Cristo ganados en la cruz, haciéndonos justos (justificándonos) ante el Padre (Romanos 3:24, 5:1, Gálatas 2:16).

d. "Efesios 2,8 aclaraba que la fe -que debemos tener- es un Don de Dios, que no depende de nuestras obras, para que nadie se jacte.."

Aquí es donde Kimberly hace la interpretación por demás novedosa de Efesios 2:8, al decir que las obras de las que habla el apóstol Pablo no están referidas a la Salvación sino a la Fe. Confieso que es la primera vez que escucho esta manera de interpretar a Pablo. Lo curioso es que de esta manera, lejos de refutar la interpretación protestante, la favorece, ya que si la mención de Pablo respecto de la inutilidad de las obras se dirige a la Fe, entonces sin dudas somos salvos por medio de la (sola) Fe, la cual -además- "no se consigue por obras", como explica Kimberly.

e. "..En este punto yo no estaba muy imbuida de la teología de la Reforma, así que la nueva perspectiva en el modo de entender la justificación no me pareció tan relevante.."

De familia Presbiteriana, esposa de pastor presbiteriano con 10 años de ministerio, cursando un Master en Teología en el afamado seminario Gordon-Conwell... pero sorprendentemente "no estaba imbuida" en la forma y alcances de la Justificación en Cristo conforme la entiende la teología de la Reforma, siendo que la "Sola Fe" es una doctrina PILAR de la misma. ¿Cómo puede ser posible?

Salieron de nosotros, pero .. ¿eran de nosotros? (1 Juan 2:19)

4. Antecedentes testimoniales

Pasemos a considerar algunos comentarios dispersos hechos por Scott y Kimberly. Permitirá evaluar la calidad de su pasado "Protestante"..

"ROMA dulce hogar" - Scott y Kimberly Hahn

Scott Hahn, pág. 17

Soy el más joven de los tres hijos de Molly Lou y Fred Hahn. Bautizado como Presbiteriano, me crié en un hogar protestante, pero la religión significaba poco para mi familia, y más por razones sociales que por unas convicciones profundas. Recuerdo la última vez que fui a la iglesia a la que asistía mi familia. El ministro que predicaba expresó sus dudas acerca del nacimiento virginal de Jesús y de su resurrección corporal...

Aquí leemos 2 cuestiones de interés: a) La familia de Scott era "Presbiteriana" pero no por convicción sino por "razones sociales" (evalúese entonces el Fruto del Espíritu que podrían tener, y si realmente podían considerarse verdaderos Presbiterianos). b) El ministro de la iglesia en la que se reunía esta familia (por "razones sociales"), era capaz de hacer afirmaciones como las descriptas (evalúese la calidad de la ministración recibida)

"ROMA dulce hogar" - Scott y Kimberly Hahn

Scott Hahn, pág. 45

Para nosotros, sólo la Biblia era la autoridad; ninguna tradición era infalible o autoritativa. Podían ser útiles, e incluso merecer confianza, pero no eran infalibles; podían flaquear o caer en cualquier momento. En la práctica eso suponía que cada uno de nosotros repensase la doctrina desde sus bases. ¡Menuda tarea!; pero éramos jóvenes y por lo tanto creíamos que con el Espíritu Santo y la Sagrada Escritura podríamos reinventar de nuevo la rueda si era necesario... 

Nunca escuché tanto irrespeto junto lanzado a la Palabra de Dios y al poder de discernimiento del Espíritu Santo. Utilizar la dupla BÍBLICA (Escritura + Espíritu que la inspiró = 2 Pedro 1:19-21) para referirse peyorativamente a "la reinvención de la rueda si fuera necesario" es una señal de desprecio tal a la Revelación divina que difícilmente pueda provenir de un renacido en Cristo. Scott está claramente sugiriendo que el poder de la dupla "Biblia + Espíritu Santo" sería sólo una "ingenuidad de jóvenes"... Increíble. En esta misma (lamentable) línea, veamos el siguiente comentario de Scott:

"ROMA dulce hogar" - Scott y Kimberly Hahn

Scott Hahn, pág. 90

...cuando los fundadores de nuestra nación nos dieron la Constitución, no se contentaron sólo con eso. ¿Se imagina lo que tendríamos hoy si lo único que nos hubieran dejado fuera un documento, por muy bueno que sea, junto con la recomendación «Que el espíritu de George Washington guíe a cada ciudadano»?. Tendríamos una anarquía, que es precisamente lo que los protestantes tenemos en lo que se refiere a la unidad de la Iglesia...

Parece mentira, pero Scott Hahn compara al Espíritu Santo con el "espíritu de George Washington". Considera que la equivalencia es razonable, ignorando que uno posee EL PODER VIVIFICANTE DE DIOS OMNISCIENTE, OMNIPRESENTE Y OMNIPOTENTE, mientras que el otro es sólo el espíritu de un mortal, que ningún poder tiene sobre el espíritu y el corazón de las personas... Jesús mismo dijo que "el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.." (Juan 14:26) ¿Será que Jesús se equivocó y Scott Hahn tiene la verdad al menospreciar el poder del Espíritu Santo, comparándolo con el espíritu de un mortal?

Caramba!! Realmente la afirmación citada es patética. Desconozco a qué "protestantes" se refiere el Sr. Hahn, pero sin lugar a la menor duda no es a los "Protestantes" con quienes me siento identificado.

Si Scott Hahn era un verdadero Cristiano Evangélico (como dice), entonces sus ojos espirituales estaban sin dudas dirigidos SOLO hacia Jesucristo, al igual que sus clamores ante una necesidad [7]. Al convertirse al Catolicismo Romano, esa Fe, que tenía exclusividad en Cristo, ahora es compartida, dando lugar a confianzas primarias en vírgenes y santos, como el mismo Scott confiesa [8]. Lejos puede ser esto un progreso espiritual, se lo vea desde el punto que se lo vea. Si a esto le sumamos la expresiones despreciativas de Scott dirigidas al Espíritu Santo de Dios [9], entonces en lo personal aseguro que no siento el menor deseo de estar en los zapatos de este hombre, por más que no le alcance una pared para colgar sus diplomas de teología.

"ROMA dulce hogar" - Scott y Kimberly Hahn

Kimberly Hahn, pág. 127

Scott proclamaba que la Biblia le había llevado a la fe católica. ¡Pero la Biblia era la base de mi fe! En una ocasión me lanzó esta pregunta: -¿Cuál es la columna y el fundamento de la verdad? Rápidamente repliqué: -La Palabra de Dios. Me dijo: -Entonces, ¿por qué San Pablo en 1 Timoteo 3,15 dice que es la Iglesia? ¿Por qué no se les viene a la cabeza esta respuesta a los protestantes? -Porque eso está sólo en tu Biblia católica, Scott.

Él entonces abrió mi Biblia y me mostró ese versículo, que yo no recordaba haber leído nunca antes...

Esto es sorprendente... La "protestante" Kimberly declara que la Biblia era "la base de su fe". Nótese cuán "sólida" base podría ser, si pocos renglones después confiesa que un versículo emblemático del Nuevo Testamento "no recordaba haberlo leído nunca"...(!!!) ¿Conocía Kimberly lo que ella entendía que era "la base de su fe", o era sólo una frase hecha que formaba parte de una heredada religiosidad? Vale recordar que la Sra. Kimberly se graduó en Master de Teología en el seminario de Gordon-Conwell ... sin embargo nunca había leído 1ª Timoteo 3:15.

5. Conclusión
(una, entre tantas posibles)

Podríamos extendernos mencionando circunstancias del libro por demás curiosas, que de alguna manera agregan también más dudas que certezas respecto del esquema testimonial pretendido, como por ejemplo:

a. Cuando Scott Hahn, ante las enseñanzas de su pastor, afirmaba que la cuestión no se limitaba a "seguir al líder" (en este caso las enseñanzas de su pastor [10]). Sin embargo, desde que abrazó la fe católica romana está inexorablemente obligado a seguir a su lider (el Romano Pontífice) en todo lo que enseñe, defina, decrete, ordene.

b. Cuando Scott Hahn afirma haber "descubierto en sus investigaciones" que el bautismo de niños se practicaba desde la institución misma de la Iglesia [11], cuando la Biblia no registra un sólo bautismo de niños de manera inequívoca.

c. Cuando Scott Hahn, a pesar de haber sido un anti-católico confeso, desconocía que "Papa" significa "padre" [12], situación que le valió, según él mismo relata, el haber hecho el ridículo frente a sus alumnos.

d. Cuando Scott Hahn, haciéndose eco de infundadas suposiciones, afirma que "desde la época de la Reforma han surgido más de 25.000 diferentes denominaciones protestantes" [13], cosa que es totalmente falsa. Pero lo más curioso de todo es que la World Christian Database, que es auspiciada nada menos que por el Seminario de Teología Gordon-Conwell que es el mismo en donde se graduó el Dr. Hahn, expone que son cerca de 9 mil las denominaciones Cristianas de todo el mundo, PERO no sólo incluyendo entre ellas a la Católica Romana y Ortodoxa Griega, sino que además considera como denominaciones DIFERENTES a las mismas pero de distinto país, o sea que la Iglesia Católica Romana de España y la Iglesia Católica Romana de Brasil las toma como 2 denominaciones distintas (y por ende las cuenta 2 veces)

e. O... cuando Scott Hahn afirma que la fe católica romana está "basada en la Biblia" [14], afirmación tendenciosamente incompleta, ya que como declara el propio Catecismo católico, dicha fe se basa en 3 pilares de los cuales ninguno puede subsistir sin los otros 2, y esos pilares son: Biblia + Tradición + Magisterio (Catecismo N° 82 y 95 [15]). Con lo cual sugerir que la fe católica está basada SOLO EN UNO de los pilares es, en el mejor de los casos, un desconocimiento total de lo que afirma el Catecismo, o en el peor, una sutil manera de confundir y presentar las cosas como no son en un intento de "llevar agua al propio molino". (Además, en este mismo artículo se han señalado creencias de Scott Hahn -y sobre cuestiones espirituales importantes- que son totalmente ajenas a la Biblia. ¿De qué basamento bíblico habla?)

etc.

Como dije al principio de este último punto: podríamos extendernos... pero entiendo que con lo hasta aquí manifestado es suficiente respecto del mensaje que originalmente pretendí compartir.

Scott Hahn ha caminado hacia el Catolicismo, y siendo la autoridad espiritual de la casa, su esposa Kimberly lo ha seguido en obediencia. Ambos encontraron hogar espiritual en la religiosidad de Roma. Las razones que pueden haber tenido son muy respetables; incluso nunca necesitaron sentirse obligados a ofrecer ninguna. Basta con que les haya "dado la gana" y punto. No obstante amablemente nos han compartido públicamente sus razones a través del libro que he breve y parcialmente comentado. Y en lo que a mi respecta, en absoluto las he encontrado con basamento bíblico. Y respecto a la calidad de su pasado Cristiano Evangélico, cada cual saque sus conclusiones...

 

"¡Oh gálatas insensatos! ¿quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado? Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?" (Gálatas 3:1-13)

 

Bendiciones en Cristo

Daniel Sapia
(Juan 8:32)

 


 

Notas:

[1] "Después de todo, me preguntaba, ¿cómo puede un experto en teología evangélica convertirse en un humilde aprendiz de teología católica?" (Scott, pág.116)

[2] "Mi ardiente anti-catolicismo brotaba de mi amor por Dios y de un deseo caritativo de ayudar a los católicos a convertirse.." (Scott, pág.22), "Yo no era anti-católico por fanatismo malhumorado, sino por convicción.." (Scott, pág.23)

[3] "Le dije: -Scott, tú eres muy inteligente. Puedes convencer a cualquiera en cualquier asunto.." (Kimberly, pág.96).

[4] "El que yo pudiera ser pronto el único miembro protestante de mi familia me resultaba tremendamente doloroso. Apenas podía soportar la idea de la soledad que sentiría en tal situación.." (Kimberly, pág.123). Escrito está: "El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí.." (Mateo 10:37)

[5] "Dios fue muy bueno guiando mi corazón lejos de cualquier disputa con Scott. Reconocerle como líder espiritual de nuestro hogar me hizo fácil el permitir que el bebé fuera bautizado como católico..." (Kimberly, pág.132). Casi 40 hojas después se lee: "Ya era hora. Era hora de estar unidos bajo el liderazgo espiritual de Scott.." (Kimberly, pág.174). Finalizando el libro diciendo "Yo estoy muy agradecida al cielo por la unidad de nuestra familia bajo la guía espiritual de Scott.." (Kimberly, pág.191)

[6] "Scott has ten years of youth and pastoral ministry experience in Protestant congregations (in Pennsylvania, Ohio, Massachusetts, Kansas and Virginia)" http://www.scotthahn.com/

[7] "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.." (Mateo 11:28)

[8] "Mientras la congregación salía, Kimberly me agarró de la mano, apretando fuertemente: «Scott, estoy sangrando mucho.» En aquel momento ella estaba a mediados de su tercer embarazo. La acosté sobre el banco y, sin saber más que hacer, me lancé al teléfono público para tratar de localizar a nuestro ginecólogo. En una mañana de Domingo, ¿qué probabilidades podría tener? Además, él era nuevo en la ciudad. Pero esto no me impidió rezar -intensamente- a San Gerardo y San José..." (página 120) "...Medio minuto más tarde, el doctor Marmion estaba junto a Kimberly, el tiempo suficiente para que yo invocara de nuevo a San Gerardo pidiéndole que intercediera por nosotros.." (página 121)

[9] Blasfemia. Palabras o actos de desprecio dirigidos contra Dios o a cosas relacionadas con Él. La blasfemia intencionada es pecado mortal. (Diccionario Bíblico. La Sagrada Biblia [católica]. Monseñor Torres Amat, año 1983, página 1260)

[10] "-¿Cuál es el problema con lo que dice el ministro, Scott? Después de todo, ¿te acuerdas de tu Bautismo? ¿De qué les vale el Bautismo a los bebés si aún no pueden creer? Yo no estaba seguro, pero sabía que la respuesta no era jugar a «seguir al líder» y basar las creencias sólo en sentimientos, como parecían hacer ellos" (Scott, pág.30)

[11] "¿Por qué no debían ser bautizados los niños de los creyentes? No era, pues, de extrañar -como descubrí en mi investigación-, que la Iglesia practicase el bautismo de los niños desde que fue instituida" (Scott, pág.32)

[12] "Uno de mis estudiantes católicos comentó en voz alta: «-Esa pirámide se parece mucho a la Iglesia católica, con el Papa en el vértice». -¡Oh, no! -repliqué rápidamente-; lo que os estoy dando aquí es el antídoto del catolicismo -eso era lo que yo creía, o al menos trataba de creer-. Además, el Papa es un dictador, no un padre.. «-Pero Papa significa PADRE..». -No es así -me apresuré a corregir. «-Sí es así» contestó a coro un grupo de estudiantes. Muy bien; así que los católicos tenían razón en otro punto más. Podía admitirlo, pero me sentía asustado..." (Scott, pág.63)

[13] "Desde la época de la Reforma, han ido surgiendo más de veinticinco mil diferentes denominaciones protestantes, y los expertos (?) dicen que en la actualidad nacen cinco nuevas a la semana.." (Scott, pág.89-90) Si "los expertos" que menciona Hahn son similares a los que considera al mencionar las "25.000 denominaciones", deducimos la calidad de la afirmación.

[14] "En los años recientes la Iglesia católica ha perdido literalmente millones de miembros que se han pasado a denominaciones o congregaciones fundamentalistas y evangélicas. Esto crea nuevas y estimulantes oportunidades, no sólo de convencer a ex-católicos para que vuelvan a la Iglesia, sino también de mostrarles a los no católicos nuestra fe como realmente es: basada en la Biblia y cristocéntrica.." (Scott, pág.195)

[15] "De ahí que la Iglesia, a la cual está confiada la transmisión y la interpretación de la Revelación "no saca exclusivamente de la Escritura la certeza de todo lo revelado, Y así se han de recibir y respetar con el mismo espíritu de devoción (DV 9)"  CIC N° 82   "La Tradición, La Escritura, y el Magisterio de la Iglesia, según el plan prudente de Dios, están unidos y obligados, de modo que ninguno puede subsistir sin los otros; los tres, cada uno según su carácter, y bajo la acción del único Espíritu Santo, contribuyen eficazmente a la salvación de las almas." (DV 10,3) CIC N° 95

 

 

ÍNDICE

Daniel Sapia - "Conoceréis la Verdad"
Apologética Cristiana - ® desde Junio 2000
www.conocereislaverdad.org