CREO EN ...

La Biblia, como Las Sagradas Escrituras, según fueron dadas por Dios en sus documentos originales, son inspiradas divinamente, infalibles, dignas de toda confianza, eternas, suficientes y, por tanto, guía en todo lo concerniente a fe y conducta. (2° Timoteo 3:16-17, Hebreos 4:12)

Un solo Dios, creador de todas las cosas. Único, Incomparable, Omnipotente, Omnipresente, Omnisciente, quien existe eternamente en las Personas del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. (Mateo 28:19, 1° Juan 5:7)

Jesucristo, el Mesías, el Cristo, el Enviado, Nombre sobre todo nombre, Rey de reyes y Señor de señores, quien es Dios manifestado en carne. Nacido virginalmente. Sin pecado en su vida humana. Creo en sus milagros, su muerte redentora, su resurrección corporal, su ascensión al Trono del Padre, su obra mediadora como único Pontífice entre Dios y los hombres. (1 Timoteo 2:5)

El Espíritu Santo, quien viene a morar en el creyente, dándole el poder para llevar una vida santa, impartiendo a los fieles dones, ministerios y operaciones, para testificar y trabajar en la extensión del Evangelio del Reino de Dios, y actuando como Maestro, Abogado y Consolador. (Juan 14:26)

La iglesia de Cristo, la hermandad de creyentes, formada por todos aquellos que han reconocido a Jesucristo como el Señor de sus vidas, transformándose en Sus hijos. Y no como institución u organización jerárquica fundada y administrada por hombres. La iglesia es el cuerpo, de Cristo cabeza. (Colosenses 1:17:23)

La Salvación de todos aquellos que, reconociéndose pecadores, entregan su vida al Señor Jesucristo, aceptándolo como único y suficiente Salvador. Regalo que se recibe solo por Fe, sin obras meritorias por parte del hombre, coincidiendo con la Regeneración por el Espíritu Santo, y manifestado pública y simbólicamente en las aguas del bautismo. (Efesios 2:8-9)

La Unidad en el Espíritu de todos los verdaderos cristianos, nacidos del Espíritu Santo por la Gracia de Dios, formando el Cuerpo de Cristo, Su iglesia, cuya única cabeza y fundamento es el propio Señor Jesucristo. (Filipenses 1:27, 1° Corintios 3:11)

La Resurrección tanto de los salvados como de los perdidos; los primeros para vida eterna; los segundos para condenación eterna. (Juan 3:14-18)

La Segunda Venida de Jesús, para buscar a su iglesia. Acontecimiento en que todo ojo le verá, el cual será manifestado con Poder y Gloria, y cuyo momento solo el Padre conoce. (Marcos 13:24-29, 1° Tesalonicenses 4:16)

 

ÍNDICE

 

Daniel Sapia - "Conoceréis la Verdad"

Apologética Cristiana - ® desde Junio 2000

www.conocereislaverdad.org